martes, marzo 20, 2012

Barcelona 5- Granada 3


Me chocaron los halagos que recibió el Barcelona tras su partido en Sevilla. No porque jugara mal, que no lo hizo en líneas generales o porque no mereciera ganar -su número de oportunidades fue clamoroso- sino precisamente porque esas oportunidades no venían refrendadas por la asociación y el control del partido, algo que solo consiguió durante veinte minutos de la primera parte. Ya al final de ese período y desde luego en la segunda parte, el Barcelona se rompió en dos y convirtió el partido en un toma y daca. Cualquiera que siga al equipo sabe que no es la primera vez este año y que uno de los rasgos de estos cuatro años con Guardiola ha sido precisamente el controlar y cerrar los partidos sin convertirlos en una ruleta, cosa más propia de Cruyff.

Con esas impresiones en mente, el partido ante el Granada se explica mejor, siendo, con todo, un partido de difícil explicación y en el que se juntaron muchas cosas: un principio arrollador que invitó al conformismo, un arbitraje demencial propio del nivel de esta liga y las consecuencias de una plantilla que una vez más muestra sus costuras: Keita no es un organizador, Puyol no es un lateral izquierdo y Thiago y Alexis están en un estado de forma muy preocupante a estas alturas de la temporada. La posible lesión de Adriano, sustituido al descanso, dejaría al Barcelona con solo cuatro defensas para cuatro puestos en el peor momento del año. Uno de ellos, Mascherano, ni siquiera es defensa, ya es de por sí un parche y provoca que Keita tenga que mover su posición y así sucesivamente, pero eso a estas alturas mejor ya ni comentarlo.

Sumen la expulsión de Alves, que será baja en Mallorca y el Barcelona, que vendió a Maxwell a mitad de temporada aun sabiendo de los problemas hepáticos de Abidal y la facilidad de Adriano para las lesiones musculares, se va a ver en un problema que no es nuevo: el año pasado sucedió lo mismo y el éxito camufló las carencias. Esperemos que este año no suceda lo mismo.

Volviendo al partido: mucho se había hablado desde el gol de Cazorla de la posibilidad de remontada. Obviamente, está ahí. Lo que no se menciona es el hecho de que el Barcelona no tiene pinta de ir a ganar los once partidos que le quedan -haría un total de dieciséis victorias consecutivas en liga, en ese caso- y que, lo que se vende como un gran momento del club blaugrana es en buena parte un gran momento de sus dos estrellas: Xavi, imperial en la distribución y sobre todo Messi, cuyo último mes y pico es sencillamente sobrenatural. Los tres goles de hoy le colocan como máximo goleador de la historia del club con solo 24 años y le aúpan al Pichichi provisional con 34 goles en 27 partidos, 54 si sumamos todas las competiciones.

Añadan 22 asistencias, una de las cuales sirvió para que Xavi marcara el 1-0 de volea.

Como hemos dicho, los primeros minutos presagiaban la goleada: Xavi y Messi encontraron en Cuenca un aliado sensacional. El canterano dio los dos pases clave en los dos primeros goles y luego se vio algo desasistido dentro de la desidia general del equipo. En cualquier caso, el Barça respondía a sus constantes de los últimos años: presión asfixiante y recuperación inmediata. El ataque podía ser más o menos espeso o dependiente de Messi, pero la defensa funcionaba y eso era lo importante. Cuando la presión está bien hecha, el Barcelona es imbatible; cuando no lo está, queda demasiado expuesto.

Un solo cambio, el de Mascherano por Adriano, descompuso al equipo en la segunda mitad y sorprendentemente lo descompuso por la banda contraria: la de Alves. El brasileño se olvidó de cualquier responsabilidad defensiva y por ahí llegaron la falta que supuso el 2-1, un nuevo error de Piqué en el juego aéreo, y el penalti que Siqueira convirtió en el 2-2, un penalti muy claro y muy tonto, completamente innecesario. Los jugadores y el entrenador del Barça prefirieron tomarla con el árbitro en vez de con su propia indolencia. A mí me parece un error: el árbitro se comió varias tarjetas, unos cuantos fueras de juego y un penalti clamoroso a Alexis en los morros del asistente, pero ya sabemos lo malos que son. Un día se comen un barrido a Marcelo y el martes siguiente se lo comen a Alexis. Punto.

A partir de ahí, el Barcelona despertó, es decir, Messi despertó. El argentino no entiende de ataques de ansiedad. Al borde del fuera de juego, aunque en línea según las repeticiones, marcó el 3-2 con una preciosa vaselina. Minutos después entró por la izquierda y su disparo fue rechazado por el portero solo para que Tello recogiera el balón y lo cruzara al palo contrario. Un auténtico hallazgo este Tello. El 5-2 cayó por su propio peso: de nuevo en profundidad a Messi, que sortea al portero y a un defensa y marca casi a puerta vacía. Visto y no visto: en quince minutos, el Barcelona golpeaba tres veces con su estrella como protagonista.

El epílogo no fue precisamente feliz para los locales. Un nuevo error de Alves al medir mal su entrada a un balón acabó con una mano involuntaria -pero que interrumpe la jugada y el centro- que el árbitro sancionó con penalti y segunda amarilla. Acertó, por mucho que Alves se enfadara. La jugada fue una muestra más del descontrol defensivo en el que se convirtió un Barça completamente partido en dos, descolocado y sin anticipación, la base de su presión. De nuevo Siqueira anotó el gol, un 5-3 propio de otros tiempos, aquellos en los que cualquier rival se plantaba en el Camp Nou y daba sensación de peligro. Unos tiempos que no pueden repetirse en Champions, porque ni el Milan ni el Chelsea son el Granada, ojo.

4 comentarios:

guevofrito dijo...

contra el mallorca es una buena ocasion para volver a la defensa de 3. si muniesa estaria mas rodado podria ser el 3er defensa por la izquierda. habra que ver que inventa o si pone 4 defensas con montoya titular en un campo donde ya ha jugado.
no se porque insistes en que mascherano es medio. sera en su pasado o con argentina pero para pep es central. es donde mejor cumple y donde mas juega. como pivote es mediocre y su ultimo partido ahi en pamplona es para olvidar.
lo de pique es preocupante, las opciones de ganar todo en liga pasan porque vuelva el pique de antes y no haya mas lesiones que las habituales de adriano.
tienes razon con los arbitros, son muy malos y se equivocan para todos, unas veces perjudican al barça y otras benefician al moudrid.
confiar en convertir un submarino amarillo hundido en un autobus lotiniano eficaz es mucho confiar, seguiremos a 5 puntos me temo(ahora cuento con que estamos a 2, esta claro que para optar a la liga hay que ganar todo, partido contra el moudrid incluido)

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Muniesa es un jugador interesante, algo desubicado. Debutó amargamente en 2009 y luego no ha conseguido continuidad en convocatorias con el primer equipo. Montoya parece más rodado y probablemente sea la primera opción.

No es que yo insista en que Mascherano es un medio centro, es que se le fichó como medio centro, ha jugado toda su vida como medio centro y solo cambió de posición a finales de la temporada pasada cuando se demostró que Busquets -la primera opción de Guardiola, recuerda- no podía jugar de central por cuestión de velocidad.

Por lo demás, efectivamente, sigue jugando de medio centro en su selección como jugó durante años en el Liverpool y en todos, absolutamente todos sus equipos. Tan mal no lo haría cuando lo fichó el Barça.

En cuanto a la liga, lo sigo viendo muy complicado, no solo porque no creo que el Madrid vaya a perder 8 puntos en 11 jornadas después de perder 10 puntos en 27 sino porque tampoco creo que el Barça lo vaya a ganar todo. No tiene plantilla para eso y al final se notará.

Ojalá me equivoque, claro. Un saludo!

guevofrito dijo...

pep, tu y yo consideramos que masche es un gran central en el barça y un mal pivote. ahora da igual los motivos por los que se le ficho. como pivote no vale, vale aun menos que keita. no es el primer jugador que cambia de posicion y lo hace a mejor, el que batio ayer el record de goles oficiales con el barça sin ir mas lejos.(por cierto, su primer golazo fue anulado por un fuera de juego que no fue tal, es el mejor a pesar de los arbitros jeje).
yo si creo que se dejaran 8 puntos(de nada vale lo que se dejaron antes viendo el calendario, el momento actual del madrid y lo poco que rota llou y mas viendo lo que se dejo en otras ligas el y el madrid por separado a falta de 11 jornadas) si los arbitros no le regalan victorias como en sevilla o vallecas mejor tambien te digo.
quiero creer que podemos ganar todo y esa es la clave para ganar la liga. ahora estamos bien fisicamente y si en los onces ligueros de aqui al final de temporada se juntan messi, xavi, iniesta y 8 mas no veo porque no creer. solo cosas que no controlamos como las lesiones o el villarato hacen que me preocupe. la cacicada del comite de esta semana con las sanciones a martins, marchena y los 3 del mallorca no ha estado mal.
hoy me he enterado de un dato curioso, en los ultimos 25 años el saldo de penaltys a favor neto(descontandoles los pitados en contra) es de +48 a favor del madrid respecto al barça. tu ya se que pasas de esas cosas y te centras en lo futbolistico como el perarnau pero cuando ves cosas como esta...siendo catalan pero no pesimista como pep jeje, en fin, asi tendra que ser.

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

No esperaba lo de Villarreal y mucho menos esperaba una pérdida de papeles así. La pulsión autodestructiva de Mourinho puede llevar a su equipo a perder la liga pero aun así sigo pensando que 6 puntos son muchos... y que el Barcelona no lo va a ganar todo. De entrada el partido contra el Mallorca tiene pinta de trampa absoluta.

Lo que sí está consiguiendo el Barça es meter esa presión suficiente al Madrid para que no se pueda relajar de cara a Champions, desgastarles física y anímicamente para que acaben pagando en una u otra competición los platos.

Pero, antes, necesita más autocrítica, más reflexión sobre el propio juego, que gira demasiado en torno a Messi y muy aisladamente depende del juego colectivo.