martes, mayo 31, 2011

Fisking classics: hoy, Arcadi Espada


Arcadi Espada habla de Factual casi un año y medio después de su dimisión como director y lo hace en su blog. Las negritas entre paréntesis son mías:

"La escritora ("escritora", en lenguaje de Arcadi, es algo parecido a "mentirosa" "fabuladora", esclava de la "fiction", en definitiva, lo que Fallarás es cuando no trabaja para él) Fallarás participó ayer en un chat del periódico. Una de las preguntas que se le plantearon fue esta:

«13. ¿Qué opina de que el primer director de Factual no hablase con sus redactores acerca de su huida? ¿Cree que un proyecto como el que no salió hubiese tenido su hueco de haberle dejado un tiempo funcionar?»


Por mi propia experiencia, sé que las preguntas que llegan a los chats del periódico son sometidas a un proceso de selección. En él se evitan las preguntas insultantes, absurdas o las que parten de premisas falsas. Esta tenía, al menos, las dos últimas características. Quizá no hubiera demasiadas preguntas en el almacén, pero aún así  ("aun así", sin tilde) el material defectuoso debe liquidarse. Entre otras razones porque la estupidez en la pregunta suele alcanzar invariablemente a las respuestas (no cita la respuesta de la escritora, así que la incluyo yo:  "Creo que el primer y en realidad único director de Factual habló con los redactores cuando se fue y no habló cuando los echaron. Creo que forma parte de su carácter, y allá cada uno con sus posturas. Por supuesto que Factual tenía un hueco, pero no le faltó tiempo sino dinero. Tenía el mejor equipo de periodistas." Entiendo que la estupidez consiste en insistir en que Factual, tal como lo concibió Espada, tenía hueco, cuando la realidad obstinadamente ha negado esa conclusión)

El primer director de Factual no huyó de ningún lugar, porque con independencia de que no sepa, tampoco estaba encerrado en lugar alguno, ni siquiera moral (no entiendo la construcción de esta frase: "con independencia de que no sepa", ¿se refiere a huir?, ¿no sabe huir, en serio?). El director de Factual dejó su cargo cuando vio la imposibilidad de seguir con su proyecto y cuando comprobó que él y otros accionistas de la sociedad habían sido víctimas de un engaño (donde dice "y cuando" supongo que bastaría con escribir "porque"). Así lo explicó a sus redactores de viva voz y a todos sus lectores por escrito. (En parte, explicó que se iba pero no explicó el engaño, sería interesante saber en qué consistía el engaño que "comprobó")

Antes de irse, el director de Factual logró el compromiso de que si se producían despidos, la empresa (o lo que quedaba de ella) cumpliría con sus obligaciones. El compromiso no fue fácil de obtener y no pudo ser más que meramente verbal (es decir, que no logró el compromiso). Sin embargo se cumplió casi en su totalidad (No, no se cumplió, si no, ni yo estaría escribiendo esto ni él tendría que salir a defenderse en su propio blog). La misma periodista (se conoce que cuando escribía en Factual era periodista, no escritora) Fallarás puede exhibir en carne propia el cumplimiento de ese pacto dando a conocer, si así lo cree conveniente, la cantidad con que fue saldada. No le puedo sustituir en el ejemplo: durante los dos años de preparación del proyecto, ni tampoco durante los meses de trabajo efectivo en la redacción, cobré yo un sólo euro. (es decir, que la verdad depende de cuánto hayas cobrado, como Arcadi no ha cobrado, es honesto, como Fallarás se ha llevado un pastón, miente. La dignidad del pobre. Qué socialdemócrata todo) O sea: ni cuando entré ni cuando me fui. Puedo asegurar que esa línea de nuestro pacto la empresa la cumplió a rajatabla.

No lo hizo en cambio por lo que respecta al pago de los colaboradores que a tanto la pieza habían participado en el primer Factual. Por fortuna, y aunque se produjeran penosos retrasos, también esa situación fue remediada en lo posible, gracias a la generosidad del vicepresidente de la compañía, Jacobo Elosua. (entiendo, por tanto, que con respecto a los colaboradores no "logró" ningún compromiso. Si el vicepresidente de una compañía me paga lo que me debe me resulta intrascendente si lo hace con el dinero de la empresa o si lo hace con el dinero que tiene en el banco. Si es el encargado de pagar, entonces pagar no es ser generoso es hacer su trabajo) Él aportó de su bolsillo privado (¡bolsillo privado! Menos mal que no lo hizo de su bolsillo "público")determinadas cantidades que pudieron remediar los impagos. De modo que puede decirse que la abrumadora mayoría de los colaboradores que participaron en el primer Factual y que lo abandonaron conmigo cobraron sus deudas. (Falso hasta hace tan poco como unos meses, la abrumadora mayoría no habíamos visto un duro, no sé en qué quedó, el abogado que consultamos nos dijo que no iríamos a ningún lado, ignoro quién ha cobrado y quién no, yo conseguí algo así como la mitad de lo adeudado)Quedaron, quedan, algunos pocos; por fortuna todos buenos y generosos amigos míos.(esta frase es ridícula, ¿qué quiere decir? "Les engañé, no les pagué lo que habíamos convenido pero soy tan buen tipo que no les importa, seguimos tan amigos". En cualquier caso, es falsa, yo no soy amigo de Arcadi Espada)

Lamentablemente entre que el director de Factual abandonó su cargo y los primeros despidos apenas pasaron 48 horas. Nada tenía que decir a los redactores que no les hubiera dicho. (que el compromiso "logrado" dependía exclusivamente del generoso bolsillo privado de Elosúa) Ni en realidad tengo nada nuevo que decirles hoy. De la mayoría de ellos tengo buen recuerdo y con algunos mantengo una relación frecuente y hasta cotidiana. Los más avisados saben hasta qué punto me empapuza la pornografía sentimental.  (Pues relea sus párrafos anteriores y rebaje la autocompasión)

En fin. Una vez más se prueba que incluso una estupidez puede dar algún fruto y ser útil. (no sé de qué fruto habla ni cuál es su utilidad, retórica autocompasiva, a ver si la siguiente estupidez va a ser decir que él, con su nombre y apellido se dirigió via email y con un vídeo en plan "revolución naranja" a los suscriptores que pagaron 50 euros y se vieron envueltos en la estafa de que jamás se les devolviera el dinero ni tuvieran siquiera un email de vuelta explicando la situación) Desde su marcha el director de Factual ha tenido que soportar en foros y blogs algún pellizco de monja por parte de pisuergas que incluso viven en Valladolid. Queden pues todas las monjas, incluso las alféreces, satisfechas. (Insulta al principio, insulta al final, en medio se autocompadece. Más o menos, en lo que ha quedado Arcadi Espada)"

Traté de contestar directamente en su artículo, educadamente y haciendo constar simplemente aquellos puntos en los que la versión de Espada se contradecía con la realidad. El comentario fue aprobado por un moderador y a las dos horas eliminado por otro, que, supongo, pretendía hacerle un favor a Arcadi, cosa que probablemente no haya conseguido porque a Arcadi todo esto, es decir, la realidad, hace tiempo que le resbala por completo.